Blogia
Dreamer, el secreto de vivir soñando...

Vacío en la distancia...

Vacío en la distancia...

En ese gran manto azul profundo se perdió... Igual que, también perdidos, viajan junto a vosotros mis recuerdos y mis sueños, mi pasado y mi futuro. Debo seguir entre esta  brisa, este olor a mar, estos atardeceres, estas noches.

Mi infancia reposa en tus calles. Castillos de arena, mareas, peces de colores que me traen noticias vuestras. Te recuerdo, te recuerdo, te recuerdo y ya se me hace habitual descubrir que os echo de menos; aún así hoy lo grito a quien me mira, lo escribo con las uñas en las paredes de cada habitación.

Tan acostumbrado a esta pena que hoy me arde, que me destruye, que me hace regresar del pasado sin ganas de luchar, que me vuelve loco, me emborracha, que me tambalea de esquina en esquina deseando volver a sentir tu paz.

Hoy tengo mucho y a la vez no tengo nada que decir… ¿para qué? Ya está todo dicho y mi cabeza va ahora más deprisa de lo normal… Mañana, cuando salga el sol, me acordaré de ti, de ella, de él, me acordaré de vosotros y de los kilómetros de vacío que no podré acortar de ninguna manera…

Hoy no soy más que un niño perplejo ante la inmensidad del oceáno, que trata de comprenderlo tirando piedras para ver si consiguen llegar hasta la otra orilla. Si ellas pueden quizás también lo logre yo.

Y pensaré que a tu lado no hay ningún hueco que llenar, ningún espacio en el que quepa yo… Pensaré que no estáis solos y que no soy yo el que está con vosotros, y pensaré que algún día tenía que pasar…. Sabía que esto sucedería… , no se puede vivir siempre entre dos mundos, al filo de la navaja. Hoy creo que dos meses fueron demasiado. Demasiado tiempo para volver a dejarlo atrás.

Y sin embargo hoy tengo la sensación de que mi sangre abandona el torrente sanguíneo y mi corazón se detiene durante unas décimas de segundo como si ya no le importara nada. Durante esas décimas, el suelo se abre bajo mis pies, como aquella otra vez, sentado en este mismo lugar… de nuevo incapaz de asimilar lo evidente.

No he querido despedirme con pañuelos,  no quise despedirme con sabor a despedida, para no sufrir, para no volverme sarcástico, para no ponerme triste e impertinente y que me lo notarais… porque la verdad es, que a pesar de todo, no quiero estar sólo… aunque la vida me haya deparado esto ante mis ojos.

No quiero pensar en nada porque ya siento esa angustia y ya comienzo a notar esa mano invisible que desgarra mi corazón hasta dejarlo convertido en un montón de jirones sangrantes, llenos de agujeros en los que únicamente cabe soledad.

Debería aprender a no comprometer tanto al corazón, a ser más inabordable, más misterioso, dar menos confianza y ofrecer aún menos… para evitar que los cambios me afecten demasiado, para poder aceptar mejor que las cosas empiezan y terminan, que no todo tiene por qué tener una duración prefijada, que a veces todo termina incluso antes de haber empezado, que no siempre se pueden aprovechar las oportunidades que la vida te ofrece y que a veces debe hacerse aunque ello duela, para aceptar que cada uno siga su camino por mucho que transcurran en direcciones opuestas.

Debería guardarme los sentimientos bajo llave y no permitirles que salgan a flote cuando les da la gana. Últimamente se han empeñado en estar presentes en todo, en este lugar, la amistad eterna, la familia como parte de mí, un sentimiento nuevo y especial… Y nunca me ha traído nada bueno sentir demasiado. Cuando me muestro vulnerable ante todo, al final acabo siéndolo y no me lo puedo permitir. Debería haberlo aprendido hace tiempo en este pequeño mundo. No es bueno dejarse llevar por cantos de sirena, por espejismos…

Lo presiento, será visto y no visto, y ya es tarde porque ya es personal… Ahora sí me entristecerá cuando las cosas sucedan como deben suceder.

Tarde… siempre tarde; la historia de mi vida.

Pero ha sido demasiado especial.

Incontrolable...

Hoy me vestiré de tu mar y dejaré que me ahogue. Hoy nos encontraremos, aqui, allá... siempre en mis sueños.

Y mañana será otro día...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Carlitos -

Tienes razón, realmente me siento afortunado por ese hueco que siempre me reserva mi gente cada vez que regreso. Siempre está ahí, intacto como tú dices, pero realmente eso es lo que hace las cosas más difíciles.
Empezar dejando algo atrás que ni siquiera creías vivo después de tanto tiempo... Pero bueno,en mi vida ya me he acostumbrado siempre a tener que ir decidiendo dejando cosas atrás, sólo que esta vez la cuesta es más profunda, y voy a necesitar lo mejor de mí para poder escalarla.
Dos días y seré capaz, mientras me centraré en mirar dentro de mí y calmar las aguas, poner cada cosa en su lugar, para empezar con fuerza y no frenar ni mirar atrás...No me arrepiento de mi decisión, y lucharé por ella y la disfrutaré, por eso hoy derramo en un papel todo lo que alborota mi cabeza, para poder empezar con la mochila vacía de rencores o indecisiones...

Supongo que volveré, imagino y espero que sí, pero el miedo de dar pasos adelante es que nunca sabrás cuando te devolverán a dónde tenías previsto, si es que algún día lo hacen, o si cuando lo hagan no será tal vez demasiado tarde...

Y con respecto a la confianza y a conocerte a ti (me lo reservo, ;) jajaja). Nooo, es broma, lo que yo he vivido contigo en este corto tiempo (tan raro y especial), creo que es difícil de definir, pero grato para mí se queda corto, te lo aseguro. Seguiré buscándo la manera de definirlo, y cuando la sepa.....entonces sí, me lo reservaré, jajaja...sin duda ;) Un beso grande niña...Ya he revivido a mi móvil, oleeee!!!!

Rebeca -

Simplemente \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\"Increible\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\".La verdad es que no me cansaria nunca de leer tus palabras, son tan profundas que parece que quien las lee este viviendo lo que tu has vivido. Dos meses... no son demasiado. Piensa que nunca va mal volver a los orígenes, cerciorarse de que todo sigue donde lo dejaste algun día, saber que tu hueco permanece intacto, esperándote en cada viaje de regreso... No lo dudes, yo creo que siempre tendrás tu lugar aquí, entre los tuyos, nunca dejaran que ese espacio de desvanezca, siempre llevará escrito tu nombre. Así que no temas por la debilidad que sentimos al abandonar lo que queremos, ni por aquellos que dejas atras...Ellos siempre estaran a tu lado. Aunque el recuerdo sea doloroso pienso que es mucho mejor poder sentirlo que no vivir sin él por no haberlo tenido nunca. Tu despedida no puede considerarse como tal, ya que volverás...mejor será entonces catalogarla como un hasta luego, vuelve pronto.

Así mismo, la confianza no es fácil de entregar y, sí, tienes razón, a veces nos gasta malas pasadas, pero otras nos permite conocer más y mejor a los que nos rodean...Mi confianza hacia ti me ha permitido conocerte, de una forma breve e inusual, pero a la vez grata y divertida. Así merece la pena, ¿no? Disfruta de las cosas que te brinda la vida y nunca te arrepientas...Tu eres el optimista, jeje, así que haz honor a tu nombre! Muchos Besos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres