Blogia
Dreamer, el secreto de vivir soñando...

Post - vacaciones...

Post - vacaciones...

Es difícil, complicado escribir en estas circunstancias. Después de muchos días sin tocar el blog por motivos lúdicos y de simple felicidad, toca nuevamente ahogarme entre letras que ayuden un poquito más a sacar eso que ahora mismo trata de arrancar mis lágrimas y que intenta arrastrarme hasta el mayor de los fondos.

Han sido dias maravillosos, sin duda únicos e incomparables. Por un breve e increiblemente fugaz espacio de tiempo me han sacado de mi realidad, a la cual me va a costar mucho volver después de verla desde fuera.

Ha sido un viaje sin moverme, de risas, de confidencias, de momentos incomparables...Y de repente...ZAS!, todo eso queda atrás y debo volver a una casa en la que ni siquiera al inicio llegué a sentirme tan solo. He entrado un momento y me he tenido que ir porqué las paredes se me venían encima, me parecía me ahogaba, que las cosas ahi dentro tenían muy poco sentido.

Las cosas son difíciles en soledad, siempre lo son, pero uno se va haciendo a ella cada día un poquito, y sin duda ella te va capturando cada vez más. Sin embargo, cuando uno vive en el otro extremo se da cuenta cuantas cosas se está perdiendo. Se da cuenta lo maravilloso de compartir una sonrisa o una mirada con alguién, recuerda lo que es hacer una compra conjunta, una comida compartida, se percata que cada situación es más divertida con alguién al lado, el calor de una mano, el cariño amigo, el amor pasional, el despertar y recibir un "buenos dias",

Y de repente eso vuelve a ocupar tu mente, y al ver como se esfuma ante tus ojos sientes el vacío más grande que has sentido en tu vida, la pendiente se hace casi insalvable y uno tiene la sensación de que el sol no volverá a brillar hasta que abandone este camino que no es ni mucho menos sencillo, y que cada dia tiene menos razón de ser, va menguando a medida que otras cosas van creciendo. como diría un amigo mío, "de menos a más".

Sin duda debo agradecer estos dias atrás que me habeis regalado, es difícil encontrar gente con la quien compartir momentos y experiencias a estos niveles y en estos tiempos que corren, gente con la que haya un feeling no buscado, gente que sepa hablar, reir, valorar la vida en su justa medida, que sean generosos, que se dejen llevar, que les diviertan las mismas cosas que a ti. Vosotros sois esa clase de persona en referencia a mi, y sin duda por ello me siento enormemente afortunado de que hayais venido. Os acabais de ir y ya os echo de menos, van a ser dias dificiles de vuelta a la calma, una calma que no se si acabará de llegar pero espero que cuanto menos, se le parezca...

Aquí me quedaré con cada recuerdo, con las cenas de madalenas, las partidas a la play, lo "apañá" que es Rebeca, el asúca, las conversaciones interroganteadas, con el Picacho y nuestro Jonny, las comidas eternas, los pequeños "piques", las miradas de complicidad, las barbacoas, los deja vú, todo eso que ha hecho que estos días hayan sido tan maravillosos como todos los compartidos desde el día en el que el destino decidió cruzarse en nuestras vidas.

Y sí a esta fórmula le añadimos la guinda que supone el compartir ese tiempo con tu hermano, el resultado de esa ecuación no puede ser otro que miles de recuerdos, millones de gracias e infinitas risas compartidas.

Gracias por estos momentos vividos...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Carlitos -

Me alegro que hayas estado aquí y lo hayas disfrutado, realmente creo que tú y yo hemos creado una pequeña família con tu hermano, igual que en su día creamos con mi hermana y el David.

Somos todos gente muy parecida, que apreciamos la vida y tratamos de vivir al máximo cada momento. Creo que algún día sería una buena idea hacer todos juntos un viaje, una cena, o tener una simple conversación, estoy seguro que ese momento (fuese el que fuese), no podría ser mejor.

De momento me quedo con lo vivido (que no es poco), y con lo importante que ha sido para mí saber que no sólo puedo llevarme genial con tu hermano, sino que puedo llegarlo a echarlo de menos.

Gracias por ser gente tan maravillosa...

Rebeca -

Sin duda tienes razón en lo que dices en estas líneas... Han sido días inolvidables, mágicos, geniales... Días que jamás se borraran de mi pensamiento ni de mi corazón, pues cada minuto compartido contigo supone un paso más hacía la felicidad.


Sabía de buena tinta que lo pasaríamos en grande, pero no imaginé que estos días se convertirían en unas de mis mejores "vacaciones en família", una família que hemos creado nosotros en 9 días y que venía determinada por todos los momentos maravillos vividos préviamente grácias, como tú bien dices, al destino que un día decidió cruzar nuestros caminos. Esta vez, sin embargo, hemos tenido la compañía de uno más, uno más de los nuestros, una persona que sabe dialogar y que disfruta de la vida como lo hacemos nosotros, aprovechando esas pequeñas cosas que engrandecen a las personas: una palabra, un gesto, un abrazo, un beso, una palmadita en la espalda, un "te echaré de menos", una carretera sin otro final que el de compartir una aventura más, una comida en armonía, una cena romántica a tres bandas de "papas locas y aretas", cualquier cosa que saque una sonrisa de nuestro interior, la ponga en nuestros labios y produzca el mismo efecto en aquellos que nos rodean.

Viajar con mi hermano ha sido genial y se podría decir que el hecho de que hayais congeniado tan bien ha sido un regalo perfecto para hacer de estas vacaciones una experiencia que repetiría con los ojos cerrados: dos personas importantísimas en mi vida y que ahora forman parte de una misma historia compartida. Grácias Carlos por ser como eres, por tu generosidad, por tu sentido de la vida que es digno de admirar, por tratarnos como si estuviésemos en casa, por planificar nuestra visita desde el principio hasta el final, por querer mostrarnos una vez más que el cariño no lo regalan y que se lo damos a aquellos que merecen la pena. Tú nos has dado el tuyo y nosotros te dejamos un pedacito de nuestros corazones en esa isla envuelta de cosas preciosas, pero que aún hoy me parece más especial por el hecho de que una persona como tú impregne esas tierras de sabiduría, ingenio, color, risas... pero sobretodo de ternura.


"Volar por esos mares de nubes envuelta en vuestros brazos ha hecho que mis miedos se pierdan entre la felicidad que ha dibujado una sonrisa en mi rostro cada segundo. Gracias"
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres