Blogia
Dreamer, el secreto de vivir soñando...

Amándote...

Amándote...

Si algo he aprendido (que creo ha sido mucho), en este ya más de un año desde que nos conocimos, es que el hecho de creer en una persona o en una situación es algo que no se elige, y muy a pesar de lo que yo creía, hoy sé que es algo que viene solo.

El ser fiel a algo, amar a alguien, creer que algo es posible, ser ciego ante esa persona y confiar más en ella que en ti es algo que te trae la vida, que te da cada momento.

Mi relación contigo y ante ti es así, llena de confianza, de orgullo por formar parte de algo que sí, sin duda me muestras diariamente, de millones de maneras, con palabras, gestos y pensamientos. Muy a pesar de lo que en ocasiones puedan decir ciertas palabras puestas solo para molestar.

Para mí no eres una opción, no puedo elegir merecerte ni que me merezcas, simplemente existes, yo existo hoy gracias a ti y me cuesta creer que el día de mañana esto no vaya a ser así, al menos por mi parte.

Los días son largos y duros aquí, y más en tiempos de regreso del paraíso (aunque sólo fuesen dos días), unos simples segundos serían suficientes para revivir una vez más todo aquello que tú me regalas y que la distancia me está quitando.

A pesar, o quizás por ello, te sigo amando como el primer día (quizás más), y te echo más de menos a cada segundo, en cada respiro...Nuestra esencia sigue intacta, y breves momentos de tensión no borrarán todo lo que tu significas para mí...Y eso no es otra cosa que "lo más maravilloso que me ha pasado nunca"...

No está de más pedir perdón por ser grosero, por no enfocar bien una conversación o por sentirme más vulnerable de lo que debería. Pero lo único cierto en toda esta historia es que conocerte cambió mi vida, no hay segundo en el que tú no estés presente en mí, me siento orgulloso de nuestra historia, porque sin duda existe y es nuestra, porque nos la hemos ganado, porque nos la merecemos, por todo ello y por muchisimo más, doy gracias cada día por tener en mi vida un tesoro como tú.

Te amo por encima del tiempo y la distancia...

Lo siento princesa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Rebeca -

Las palabras nos vuelven a jugar una "pequeña" pero amarga mala pasada. Es cierto que muchas veces interpretamos expresiones de forma equivocada y que llegamos a conclusiones que nunca hubiésemos contemplado en cualquier otra situación en la que la distáncia no formase parte de esto, pero es así... la distáncia quiso formar parte de lo nuestro y, hoy por hoy, lo seguirá haciendo.

¿Lo bueno de todo esto? Que por muy orgullosos que seamos y por mucho que se nos caliente la boca al hablar y al echarnos trapos sucios, sabemos rectificar, admitir lo que hemos hecho bien y lo que hemos hecho mal, reconocemos sin temor lo mucho que nos queremos y lo difícil que resulta a menudo no tenernos al lado para arreglar cada confusión con una sonrisa o un beso a media luz.

Merecer es algo que no resume lo que somos, pero si lo valoramos bien creo que ambos nos merecemos, pues nos necesitamos, nos cuidamos, nos queremos, hacemos de cada segundo juntos un momento inolvidable, creemos en lo nuestro y bebemos los vientos el uno por el otro.

Creo, o estoy segura, que no todo el mundo tiene la facilidad de palabra que tenemos nosotros y que hace que esta distancia se haga más corta cuando nos tenemos al otro lado del telefono. Sin duda somos afortunados por lo que somos y lo que tenemos. Tú eres Yo y Yo soy Tú, en esencia, cuerpo y alma, y nunca cambiaría eso por nada del mundo, por muchas que sean las veces que nos discutimos, al fin y al cabo por tonterias que no podrán jamás estropear esta historia.

Acepto tus disculpas pues se que son importantes para ti y yo también me he tenido que disculpar en varias ocasiones. Rectificar es de sabios...

Te Quiero mi vida... sigue adelante y recuerda que en mi tienes el apoyo más grande que nadie te pueda dar, no lo olvides y no te preocupes por nada, siempre estaré a tu lado
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres