Blogia
Dreamer, el secreto de vivir soñando...

Girando mundos...

Girando mundos...

Vuelta a mi vida, a la normal, a la realidad...

Se acabó la hora de Peter Pan y de los sueños inacabables. Volvemos a las horas de soledad, a los paseos de la mano de mi sombra, camas separadas, ensaladas para uno y besos inalcanzables.

Alguién dijo una vez..."Ama un sólo día y el mundo habrá cambiado".

Y realmente ahora sé a que se refería, que querían decir todos aquellos que bailando bajo el son de la lluvia gritaban aquella utopía de que: "el amor es la fuerza que mueve el mundo". Hoy mi mundo es diferente, el sol brilla con más fuerza, las penas son más penas que nunca, las nuves tienen sentido, los colores tienen tonos más vivos, mi vida es mucha más vida.

Las utopías no son más que verdades prematuras, que se cumplirán, si crees firmemente en ellas, y creyendo que algún día volaría de repente me vi en las alturas, cogido de su mano, observando el mundo desde arriba, hasta donde nadie había podido seguirnos.

Mi mundo había cambiado y sé que lo seguirá haciendo, siempre en relación a ti, partiendo y volviendo a tu ser, a tus caricias, a tus besos y miradas que hoy siento desgarrarme el corazón.

Hoy sé que jamás podre olvidar nuestras "noches de bohemia y de ilusión", y hoy sueño con que jamás lleguen al fín...

Gracias por un sueño más. Te quiero princesa...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Rebeca -

Yo también vuelvo a la normalidad, a mis días amargos, a no saber que hacer con mi tiempo.

Hoy me doy cuenta, una vez más, de lo importante que eres para mi, esta vez más allá de lo jamás esperado, más allá de lo que mi mente logró imaginar algun día, pero si tanto como mi corazón me deja sentirte. Eres parte de mi mundo y volver a una ensalada para uno y a un paseo sin tu mano hace que tenga más necesidad de tenerte cerca.

Quise parar el tiempo mientras soñábamos juntos, quise hacer desaparcer los segundos convirtiéndolos en horas eternas, quise dar un paseo interminable que nos llevase a ese paraiso compartido, quise querer y contigo lo hice.

Para mi esas noches de bohemia y de ilusión son parte esencial de mi vida, de mi día a día, parte de lo nuestro... algo especial a lo que nunca renunciaría ni de lo que jamás renegaría.

Gracias por quererme en tu vida y darme todo lo que eres.

Te Quiero corazón...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres