Blogia
Dreamer, el secreto de vivir soñando...

Echándote de menos...

Echándote de menos...

Hace frío, los dolores se acentúan con los cambios de presión, y el cuerpo no se acostumbra a la despresurizacion de un corazón que siente perder aire a un ritmo vertiginoso. Y es que tener a alguién en tu mente 25 horas al día no puede durar siempre...

La lluvia ha empezado a caer en diagonal. ¿No te has asomado a la ventana para mirar? Mi reloj biológico se paró el día que subiste a ese avión, y no puedo echarle la culpa al temporal.

Te echo de menos, así de sencillo y así de complicado, con todo lo que esa expresión conlleva. "Echar de menos", mucha gente utiliza esta expresión sin ser conscientes de toda la repercusión que estas tres palabras llevan intrínsecas en su significado.

Echar de menos, significa que al irte tú te has llevado una parte de mí, muy grande, me has "robado" eso que me hacía especial, y sobretodo, muchas cosas parecen tener menos importancia si no estás tú. Soy menos yo, y todo suena un poco más a tu nombre, cada canción, cada sabor, cada olor es un momento vivido contigo. Cada día parece más largo que el anterior y el futuro se reduce al día en qué nuestros labios vuelvan a encontrarse.

Eso es echar de menos, y yo sin duda, te echo de menos, hoy, ayer y mañana...

Te quiero mi princesa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Rebeca -

Yo también te echo de menos, cada día más. No logro sacarte de mi mente, aunque tampoco estoy dispuesta a hacerlo, pues tenerte en mis pensamientos es como tenerte presente, aunque sin poder sentir el calor de tus abrazos ni los latidos de tu corazón.

Es cierto que mucha gente utiliza esta expresión de forma gratuita, quizás para dar algun sentido a sus vidas, quejarse de su situación o hacer creer a los demás que lo que han perdido les era necesario, pero... ¿hasta que punto la misma expresión puede significar cosas totalmente distintas? Se puede echar de menos el irte de vacaciones en agosto o el tener un sábado libre al mes... pero, ¿es lo mismo eso que necesitar a una persona en cada situación, a cada instante, no poder pensar en otra cosa que no sea en su sonrisa, en su mirada o en su compañía? No, no es lo mismo y por eso no me importaría hacer mis vacaciones en noviembre si fuese contigo, ni trabajar todos los sábados del mes si al llegar a casa estuvieses esperándome... Eso es echar de menos y necesitar al otro como una parte más de ti mismo, como un órgano esencial que te ayuda a continuar.

Yo sin tu corazón tendría media vida vacía y nada tendría el sentido que, para mi, ha adquirido todo desde que te conocí.

Te Quiero y Te Echo de Menos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres